Lecturas Miércoles 5 de Septiembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MIÉRCOLES 5

Santos: Bertín oBertino de Sithieu, abad Lorenzo Justiniano, obispo. Beata Teresa de Calcutafundadora. Feria (Verde)

CUENTA EL QUE HACE CRECER

1 Co 3,1-9; Lc 4,38-44

La fama del Señor Jesús crecía entre los aldeanos deGalilea. La gente dejaba los caseríos animada por la esperanza de obteneralivio para sus penas y enfermedades. Jesús no ponía demasiadas trabas paraatender a los necesitados. En cambio los sacerdotes en el templo seguían unprotocolo riguroso que no cambiaba la suerte de los enfermos. Jesús era unaalternativa incomparablemente superior. A nosotros, la fama y la popularidadsuelen afectamos. Pero el Señor Jesús se mantuvo firme y no dejó que ningunacomunidad lo retuviera para rodearlo de elogios. El venía para servir y no pararecibir honores. Cuando la comunidad cristiana de Corinto comenzó a fragmentarsediscutiendo si era mayor la grandeza de Pedro, Pablo o Apolo, fue necesariocortar de tajo aquella confusión. Los apóstoles y evangelizadores son simplesauxiliares que ponen en obra los dones y carismas que Dios les dio. No disponende fuerza ni de poder propios para suscitar un cambio profundo en el corazón delos creyentes. Es Dios quien hace crecer su obra dentro de nuestro corazón.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Lc 12, 42)

Este es el siervo prudente y fiel, a quien el Señor puso alfrente de su familia.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que en tu inefable providencia elegiste a sanJosé por esposo de la santísima Madre de tu Hijo, concédenos tener comointercesor en el cielo a quien veneramos como protector en la tierra. Pornuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Nosotros somos colaboradores de Dios, y ustedes, campo deDios y construcción de Dios.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios:3, 1-9

Hermanos: Anteriormente no pude hablarles como a hombresmovidos por el Espíritu Santo, sino como a individuos sujetos a sus pasiones.Como a cristianos todavía niños, les di leche y no alimento sólido, puesentonces no lo podían soportar. Pero ni aun ahora pueden soportarlo, pues suspasiones los siguen dominando. Porque, mientras haya entre ustedes envidias ydiscordias, ¿no es cierto que siguen sujetos a sus pasiones y viviendo en unnivel exclusivamente humano?
Cuando uno dice: "Yo soy de Pablo", "Yo soy de Apolo", ¿noproceden ustedes de un modo meramente humano? En realidad, ¿quién es Apolo yquién es Pablo? Solamente somos servidores, por medio de los cuales ustedesllegaron a la fe, y cada uno de nosotros hizo lo que el Señor le encomendó. Yoplanté, Apolo regó, pero fue Dios quien hizo crecer. De modo que ni el queplanta ni el que riega tienen importancia, sino sólo Dios, que es quien hacecrecer. El que planta y el que riega trabajan para lo mismo, si bien cada unorecibirá el salario conforme a su propio trabajo. Así pues, nosotros somoscolaboradores de Dios y ustedes son el campo de Dios, la casa que Diosedifica. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 32 R/. Dichoso el pueblo escogido por Dios.
Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, dichoso el pueblo que escogió por suyo.Desde el cielo el Señor, atentamente, mira a todos los hombres. R/.
Desde el lugar de su morada observa a todos los que habitan en el orbe. Elformó el corazón de cada uno y entiende sus acciones. R/.
En el Señor está nuestra esperanza, pues Él es nuestra ayuda y nuestro amparo;en el Señor se alegra el corazón y en Él hemos confiado. R/.

ACLAMACIÓN (Lc 4, 18) R/. Aleluya, aleluya.
El Señor me ha enviado para llevar a los pobres la buena nueva y anunciar laliberación a los cautivos. R/.

También a los otros pueblos tengo que anunciarles el Reinode Dios, pues para eso he sido enviado.

Del santo Evangelio según san Lucas: 4, 38-44

En aquel tiempo, Jesús salió de la sinagoga y entró en lacasa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron aJesús que hiciera algo por ella. Jesús, de pie junto a ella, mandó con energíaa la fiebre, y la fiebre desapareció. Ella se levantó enseguida y se puso aservirles. Al meterse el sol, todos los que tenían enfermos se los llevaron aJesús y Él, imponiendo las manos sobre cada uno, los fue curando de susenfermedades. De muchos de ellos salían también demonios que gritaban:"¡Tú eres el Hijo de Dios!". Pero Él les ordenaba enérgicamente quese callaran, porque sabían que Él era el Mesías.
Al día siguiente se fue a un lugar solitario y la gente lo andaba buscando.Cuando lo encontraron, quisieron retenerlo, para que no se alejara de ellos;pero Él les dijo: "También tengo que anunciarles el Reino de Dios a lasotras ciudades, pues para eso he sido enviado". Y se fue a predicar en lassinagogas de Judea.
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Por intercesión de san José, a quien confiaste la misión decuidar de tu Unigénito como padre, te pedimos, Señor, que nos concedas poderofrecerte dignamente este sacrificio de alabanza. Por Jesucristo, nuestroSeñor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 25, 21)

Muy bien, siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Renovados con este sacramento que da vida, te rogamos,Señor, que nos concedas vivir para ti en justicia y santidad, a ejemplo y porintercesión de san José, el varón justo y obediente que contribuyó con susservicios a la realización de tus grandes misterios. Por Jesucristo, nuestroSeñor.