Lecturas Miércoles 6 de Junio 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MIÉRCOLES 6

Santos: Norberto deMagdeburgo, fundador; Marcelino Champagnat, fundador; Paulina de Roma ycompañeros, mártires. Feria (Verde)

HA ANIQUILADO LA MUERTE

2 Tm 1, 1-3. 6-12; Mc 12, 18-27

Este encabezado es el eslabón que une ambos pasajes. Timoteosabe que la aparición del Señor Jesús, con su muerte y resurrección gloriosamarca el inicio de los tiempos definitivos. Seguro como esta que Jesús haaniquilado a la muerte y propagado vida a través del mensaje del Evangelio enel corazón de judíos y griegos, consagra su vida a servirle como misionero.Timoteo, tendrá que asumir esa misión con valentía. La valentía del apóstolbrota de la esperanza en la resurrección de Cristo. Esa certidumbre es la queexpone el Señor Jesús ante la incredulidad de los saduceos que no tenían sinoesperanzas terrenales, materializadas en el poder y la riqueza. La muerte erapara ellos un límite infranqueable que despojaba de todo sentido su existencia.Para Jesús, que ama al Dios de la vida, la muerte no es una ruptura, sino lacontinuación de la vida frágil que camina hacia la plenitud al lado del Padre.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Lc 12, 42)

Este es el siervo prudente y fiel, a quien el Señor puso alfrente de su familia.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que en tu inefable providencia elegiste a sanJosé por esposo de la santísima Madre de tu Hijo, concédenos tener comointercesor en el cielo a quien veneramos como protector en la tierra. Pornuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Reaviva el don de Dios que recibiste cuando te impuse lasmanos.

De la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 1,1-3.6-12

Pablo, apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios, conformea la promesa de vida que hay en Cristo Jesús, a Timoteo, hijo querido. Te deseola gracia, la misericordia y la paz de Dios Padre y de Cristo Jesús, Señornuestro.
Cuando de noche y de día te recuerdo en mis oración es, le doy gracias a Dios,a quien sirvo con una conciencia pura, como lo aprendí de mis antepasados. Poreso te recomiendo que reavives el don de Dios que recibiste cuando te impuselas manos. Porque el Señor no nos ha dado un Espíritu de temor, sino defortaleza, de amor y de moderación. No te avergüences, pues, de dar testimoniode nuestro Señor, ni te avergüences de mí, que estoy preso por su causa. Alcontrario, comparte conmigo los sufrimientos por la predicación del Evangelio,sostenido por la fuerza de Dios. Él nos ha salvado y nos ha llamado a llevaruna vida santa, no por nuestros méritos, sino por su propia determinación y porla gracia que nos ha sido dada, en Cristo Jesús, desde toda la eternidad. Estagracia es la que se ha manifestado ahora con el advenimiento de nuestroSalvador, Jesucristo, quien ha destruido la muerte e irradiado la vida y lainmortalidad por medio del Evangelio, del que he sido nombrado predicador,apóstol y maestro.
Por este motivo soporto esta prisión, pero no me da vergüenza, porque se enquien he puesto mi confianza, y estoy seguro de que El con su poder cuidará,hasta el último día, lo que me ha encomendado. 
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 122 R/. En ti, Señor, tengo fijos mis ojos.
En ti, Señor, que habitas en lo alto, fijos los ojos tengo, como fijan sus ojosen las manos de su Señor, los siervos. R/.
Así como la esclava en su Señora tiene fijos los ojos, fijos están en el Señorlos nuestros hasta que Dios se apiade de nosotros. R/.

ACLAMACIÓN (Jn 11, 25. 26) R/. Aleluya, aleluya.
Yo soy la resurrección y la vida, dice el Señor; el que cree en mí no morirápara siempre. R/.

Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.

Del santo Evangelio según san Marcos: 12,18-27

En aquel tiempo, fueron a ver a Jesús algunos de los saduceos,los cuales afirman que los muertos no resucitan, y le dijeron: "Maestro,Moisés nos dejó escrito que si un hombre muere dejando a su viuda sin hijos,que la tome por mujer el hermano del que murió, para darle descendencia a suhermano. Había una vez siete hermanos, el primero de los cuales se casó y muriósin dejar hijos. El segundo se casó con la viuda y murió también, sin dejarhijos; lo mismo el tercero. Los siete se casaron con ella y ninguno de ellosdejo descendencia. Por último, después de todos, murió también la mujer. El díade la resurrección, cuando resuciten de entre los muertos, ¿de cuál de lossiete será mujer? Porque fue mujer de los siete".
Jesús les contesto: "Están en un error, porque no entienden las Escriturasni el poder de Dios. Pues cuando resuciten de entre los muertos, ni los hombrestendrán mujer ni las mujeres marido, sino que serán como los ángeles del cielo.Y en cuanto al hecho de que los muertos resucitan, ¿acaso no han leído en ellibro de Moisés aquel pasaje de la zarza, en que Dios le dijo: Yo soy el Diosde Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob! Dios no es Dios de muertos,sino de vivos. Están, pues, muy equivocados". Palabra delSeñor. Gloria a ti, Señor Jesus.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Por intercesión de san Jose, a quien confiaste la misión decuidar de tu Unigénito como padre, te pedimos, Señor, que nos concedas poderofrecerte dignamente este sacrificio de alabanza. Por Jesucristo, nuestroSeñor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 25, 21)

Muy bien, siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Renovados con este Sacramento que da vida, te rogamos,Señor, que nos concedas vivir para ti en justicia y santidad, a ejemplo y porintercesión de san Jose, el varón justo y obediente que contribuyo con susservicios a la realización de tus grandes misterios. Por Jesucristo, nuestroSeñor.

MISA DEL DÍA. SAN MARCELINO CHAMPAGNAT

SOLEMNIDAD EN LAS CASAS MARISTAS.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Me 10, 14-15)

Dejen que los niños se acerquen a mí: no se lo impidan; delos que son como ellos es el Reino de Dios. Les lo aseguro que el que no acepteel reino de Dios como un niño, no entrara en él.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Padre santo, que por medio de tu Hijo unigénito has reveladoel mandamiento de la nueva ley y nos has dado a San Marcelino como ejemploadmirable del modo de vivirlo, concédenos, te rogamos, que también nosotros,siguiendo sus enseñanzas, amemos a los hermanos de corazón, y conduzcamos elmundo al conocimiento de la verdad de Cristo.
Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de lossiglos. Amen.

LITURGIA DE LA PALABRA

Del libro de los Hechos de los Apóstoles 1,12-14; 2,44-47

Después de subir Jesús al cielo, los apóstoles se volvierona Jerusalén, desde el monte que llaman de los Olivos, que dista de Jerusalén loque se permite caminar en sábado. Llegados a casa subieron a la sala, donde sealojaban Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe, Tomas, Bartolomé y Mateo,Santiago el de Alfeo, Simón el Celotes y Judas el de Santiago.
Todos ellos se dedicaban a la oración en común, junto con algunas mujeres,entre ellas, María, la Madre de Jesús, y con sus hermanos.
Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común; vendían posesionesy bienes y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno. A diarioacudían al templo todos unidos, celebraban la fracción del pan en las casas ycomían juntos alabando a Dios con alegría y de todo corazón; eran bien vistospor todo el pueblo y día tras día el Señor iba agregando al grupo a los que seiban salvando. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 111, 1-9 R/. Dichoso el hombre a quien tu educas,Señor.
Dichoso quien teme al Señor y ama de corazón sus mandatos. Su linaje serápoderoso en la tierra, la descendencia del justo será bendita. R/.
En su casa habrá riquezas y abundancia, su caridad es constante, sin falta. Enlas tinieblas brilla como luz el que es justo, clemente y compasivo. R/.
Dichoso el que se apiada y presta, y administra rectamente sus asuntos. Elhombre justo jamás vacilara, su recuerdo será perpetuo. R/.
No temerá las malas noticias, su corazón está firme en el Señor. Su corazónestá seguro, sin temor, hasta que vea derrotados a sus enemigos. R/.
Reparte limosna a los pobres; su caridad es constante, sin falta, y alzara lafrente con dignidad. R/.

ACLAMACIÓN (Mt 5, 3) R/. Aleluya, aleluya.
Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.R/.

Del santo Evangelio según san Mateo 18,1-7.10

En aquel tiempo, se acercaron los discípulos a Jesús y lepreguntaron: ¿Quién es el más importante en el Reino de los cielos? El llamo aun niño, lo puso en medio y dijo: Os digo que, si no volvéis a ser como niños,no entrareis en el Reino de los cielos. El que acoge a un niño como este en minombre, me acoge a mí. Pero si alguien escandaliza a uno de estos pequeños quecreen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una piedra de molino y lohundieran en el fondo del mar. ¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Esinevitable que haya escándalos, pero hay del hombre por quien viene eseescándalo! Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo quesus ángeles están viendo siempre en el cielo el rostro de mi Padre celestial.Palabra del Señor. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesus.

Credo

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que te sea agradable Señor, nuestra ofrenda; y concédenosque, llenos nosotros del Espíritu de tu amor, perseveremos en la enseñanza delos apóstoles, en la unión fraterna, en la fracción del pan y en la oración.Por Cristo, nuestro Señor. 
Prefacio (de los Santos Pastores o de los Santos Religiosos)

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 19, 26-27)

Jesús, al ver a su madre, y cerca al discípulo que tantoquería, dijo a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dijo aldiscípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquella hora el discípulola recibió en su casa.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que nos has alimentado con el Cuerpo y la Sangre detu Hijo, concédenos, a quienes celebramos las grandes obras que has llevado acabo en tu Iglesia por medio de San Marcelino, que robustecidos con la fuerzade este sacramento, podamos siempre emprender mayores obras de apostolado. PorCristo, nuestro Señor...