Lecturas Sábado 1º de Septiembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

SÁBADO 1

Nuestra Señora de los Remedios

Santos: Gil deCasayo, abad; Josué, Profeta.

Vísperas I del domingo: 2a semana del Salterio. Tomo IV: pp.806 y 154. Para los fieles: pp. 555 y 412. Edición popular: pp. 108 y 477.Feria (Verde)

ENORGULLECERSE DEL SEÑOR

1 Co 1,25-31; Mt 25,14-30

La comunidad cristiana de Corinto estaba formada por cristianosde estratos sociales desposeídos y apenas incluía a unos pocos funcionariospúblicos y unos cuantos propietarios relevantes. La mayoría de los creyenteseran personas de escasa relevancia social. En aquel mundo marcado por losconceptos del honor y el prestigio, ellos no figurarían. No obstante, vivíaninmersos en constantes discusiones sobre la grandeza y los honores. Por esarazón san Pablo los impulsaba a poner su confianza no en las vanidades humanas,sino en Dios. Cuando la comunidad creyente realizan acciones ejemplares nodebería ufanarse, sino agradecer la beneficencia divina que los había elegido.El Evangelio de san Mateo nos expone la parábola de los talentos donde podemosapreciar la otra dimensión; quién recibe algún don o aptitud natural asume unaenorme responsabilidad ante Dios y ante sus hermanos. Los regalos divinos noson otorgados para reafirmar la personalidad, ni la imagen social delbeneficiario, sino para generar una dinámica productiva que mejore laconvivencia fraterna entre los creyentes.

MISA DE SANTA MARÍA EN SÁBADO

ANTÍFONA DE ENTRADA

Dichosa tú, Virgen María, que llevaste en tu seno al creadordel universo; diste a luz al que te creó, y permaneces virgen para siempre.

ORACIÓN COLECTA

Dios santo, Padre de Jesucristo, nuestro Salvador, que enSanta María, Virgen y Madre, nos has dado la imagen de la Iglesia, envía tuEspíritu en ayuda de nuestra debilidad; para que, perseverando en la fe,crezcamos en el amor y caminemos juntos hasta la meta de la bienaventuradaesperanza. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo enla unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

Dios ha elegido a los débiles del mundo.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios:1, 26-31

Hermanos: Consideren que entre ustedes, los que han sidollamados por Dios, no hay muchos sabios, ni muchos poderosos, ni muchos nobles,según los criterios humanos. Pues Dios ha elegido a los ignorantes de estemundo, para humillar a los sabios; a los débiles del mundo, para avergonzar alos fuertes; a los insignificantes y despreciados del mundo, es decir, a losque no valen nada, para reducir a la nada a los que valen; de manera que nadiepueda presumir delante de Dios.
En efecto, por obra de Dios, ustedes están injertados en Cristo Jesús, a quienDios hizo nuestra sabiduría, nuestra justicia, nuestra santificación y nuestraredención. Por lo tanto, como dice la Escritura: El que se gloria, que segloríe en el Señor.Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 32 R/. En el Señor está nuestra esperanza.
Feliz la nación cuyo Dios es el Señor; dichoso el pueblo que escogió por suyo.Desde el cielo el Señor, atentamente, mira a todos los hombres. R/.
Cuida el Señor de aquellos que lo temen y en su bondad confían; los salva de lamuerte y en épocas de hambre les da vida. R/.
En el Señor está nuestra esperanza, pues Él es nuestra ayuda y nuestro amparo;en el Señor se alegra el corazón y en Él hemos confiado. R/.

ACLAMACIÓN (Jn 13, 34) R/. Aleluya, aleluya.
Les doy un mandamiento nuevo, dice el Señor, que se amen los unos a los otros,como yo los he amado. R/. Porque has sido fiel en cosas de poco valor, entra atomar parte en la alegría de tu señor

Del santo Evangelio según san Mateo: 25, 14-30

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola:"El Reino de los cielos se parece también a un hombre que iba a salir deviaje a tierras lejanas; llamó a sus servidores de confianza y les encargó susbienes. A uno le dio cinco millones; a otro, dos; y a un tercero, uno, según lacapacidad de cada uno, y luego se fue.
El que recibió cinco millones fue enseguida a negociar con ellos y ganó otroscinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el querecibió un millón hizo un hoyo en la tierra y allí escondió el dinero de suseñor.
Después de mucho tiempo regresó aquel hombre y llamó a cuentas a susservidores.
Se acercó el que había recibido cinco millones y le presentó otros cinco,diciendo: 'Señor, cinco millones me dejaste; aquí tienes otros cinco, que conellos he ganado'. Su señor le dijo: 'Te felicito, siervo bueno y fiel. Puestoque has sido fiel en cosas de poco valor, te confiaré cosas de mucho valor.Entra a tomar parte en la alegría de tu señor'. Se acercó luego el que habíarecibido dos millones y le dijo: 'Señor, dos millones me dejaste; aquí tienesotros dos, que con ellos he ganado'. Su señor le dijo: 'Te felicito, siervobueno y fiel. Puesto que has sido fiel en cosas de poco valor, te confiarecosas de mucho valor. Entra a tomar parte en la alegría de tu señor'.
Finalmente se acercó el que había recibido un millón y le dijo: 'Señor, yosabía que eres un hombre duro, que quieres cosechar lo que no has plantado yrecoger lo que no has sembrado. Por eso tuve miedo y fui a esconder tu millónbajo tierra. Aquí tienes lo tuyo'.
El señor le respondió: 'Siervo malo y perezoso. Sabías que cosecho lo que no heplantado y recojo lo que no he sembrado. ¿Por qué, entonces, no pusiste midinero en el banco, para que, a mi regreso lo recibiera yo con intereses?Quítenle el millón y dénselo al que tiene diez. Pues al que tiene se le dará yle sobrará; pero al que tiene poco, se le quitará aun eso poco que tiene.
Y a este hombre inútil, échenlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto yla desesperación' ".
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Al venerar la memoria de la Madre de tu Hijo, te rogamos,Señor, que la ofrenda que te presentamos nos transforme, por tu gracia, enoblación viva y continua. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Santa María Virgen.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Lc 1, 49)

Ha hecho en mí maravillas el Todopoderoso, cuyo nombre essanto.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Ya que participamos de la redención eterna, te pedimos, Señor,que al venerar la memoria de la Madre de tu Hijo, nos gloriemos de la plenitudde tu gracia y sintamos los efectos de tu obra redentora. Por Jesucristo,nuestro Señor.