Lecturas Sábado 15 de Septiembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

SÁBADO 15

Nuestra Señora de los Dolores

Santos: SantaCatalina Fieschi, viuda. Beato Camilo Constanzo, mártir.

Vísperas I del domingo: 4a semana del Salterio. Tomo IV: pp.1076 y 220. Para los fieles: pp. 722 y 415. Edición popular: pp. 289 y 479.Memoria (Blanco)

LAS OPCIONES NECESARIAS

1 Co 10,14-22; Lc 2,33-35

El anciano Simeón había vivido los años suficientes paradarse cuenta que las personas que asumen a plenitud su existencia creyente,resultan polémicos y desafiantes. Nadie permanecería indiferente ante lapersona y la obra de Jesús. Su manera alternativa de vivir generaría un debatey las consecuentes adhesiones y oposiciones en Israel. En la misma dirección sepronuncia el apóstol san Pablo en la carta a los Corintios. Es imprescindibledefinirse por Dios o por los ídolos. Quien se hace partícipe de la comunión conel Cuerpo de Cristo no puede aliarse con los que manipulan y someten a laspersonas con tal de conseguir valores materiales. Hay una serie de prácticas einstituciones sociales que denigran la dignidad de las personas y que resultanintolerables para un discípulo de Jesús. Son las formas modernas de idolatríaque fomentan el egoísmo en todas sus formas.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Lc 2, 34-35)

El anciano Simeón dijo a Maria: Este Hijo tuyo será un signode división y provocará la caída y la resurrección de muchos en Israel; y unaespada atravesará tu propio corazón.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que quisiste que la Madre de tu Hijocompartiera con El, de pie junto a la cruz, sus sufrimientos, haz que todosnosotros, asociados con la Virgen en la pasión de Cristo, participemos tambiénen la gloria de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todoscomemos del mismo pan.
De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 10, 14-22
Queridos hermanos: Huyan de la idolatría. Me dirijo a ustedes como a hombressensatos; ustedes mismos juzguen lo que voy a decir: El cáliz de la bendicióncon el que damos gracias, ¿no nos une a Cristo por medio de su sangre? Y el panque partimos, ¿no nos une a Cristo por medio de su cuerpo? El pan es uno, y asínosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemosdel mismo pan. Consideren al pueblo de Israel: ¿no es cierto que los que comende la víctima sacrificada en el altar quedan unidos a él?
Con esto no quiero decir que el ídolo represente algo real, ni que la carneofrecida a los ídolos tenga algún valor especial. Lo que quiero decir es que,cuando los paganos ofrecen sus sacrificios, se los ofrecen a los demonios y noa Dios. Ahora bien, yo no quiero que ustedes se asocien con los demonios. Nopueden beber el cáliz del Señor y el cáliz de los demonios. No pueden compartirla mesa del Señor y la mesa de los demonios. ¿O queremos provocar acaso laindignación del Señor creyéndonos más poderosos que Él? Palabra deDios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 115 R/. Señor, te ofreceré con gratitud unsacrificio.
¿Cómo le pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Levantaré el cáliz desalvación e invocaré el nombre del Señor. R/.
Te ofreceré con gratitud un sacrificio e invocaré tu nombre. Cumpliré mispromesas al Señor ante todo su pueblo. R/.

SECUENCIA
Esta secuencia es opcional tanto en su forma larga como en su forma breve,desde * ¡Oh dulce fuente de amor!

La Madre piadosa estaba 

¡Oh cuán triste y afligida

junto a la cruz, y lloraba 

estaba la Madre herida,

mientras el Hijo pendía; 

de tantos tormentos llena,

cuya alma triste y llorosa, 

cuando triste contemplaba

traspasada y dolorosa, 

y dolorosa miraba

fiero cuchillo tenía. 

del Hijo amado la pena!  

 

 

¿Y cuál hombre no llorara 

Hazme contigo llorar

si a la Madre contemplara 

y de veras lastimar

de Cristo en tanto dolor? 

de sus penas mientras vivo;

¿Y quién no se entristeciera, 

porque acompañar deseo

Madre piadosa, si os viera 

en la cruz, donde lo veo,

sujeta a tanto rigor? 

tu corazón compasivo.

 

 

Por los pecados del mundo, 

¡Virgen de vírgenes santas!,

vio a Jesús en tan profundo 

llore ya con ansias tantas

tormento la dulce Madre. 

que el llanto dulce me sea;

Vio morir al Hijo amado 

porque su pasión y muerte

que rindió desamparado 

tenga en mi alma de suerte

el espíritu a su Padre. 

que siempre sus penas vea.

 

 

¡Oh dulce fuente de amor!, 

Haz que su cruz me enamore

hazme sentir tu dolor 

y que en ella viva y more

para que llore contigo. 

de mi fe y amor indicio;

y que, por mi Cristo amado, 

porque me inflame y encienda

mi corazón abrasado 

y contigo me defienda

más viva en Él que conmigo. 

en el día del juicio.

 

 

Y, porque a amarlo me anime 

Haz que me ampare la muerte

en mi corazón imprime 

de Cristo, cuando en tan fuerte

las llagas que tuvo en sí. 

trance, vida y alma estén;

Y de tu Hijo, Señora, 

porque, cuando quede en calma

divide conmigo ahora 

el cuerpo, vaya mi alma

las que padeció por mí. 

a su eterna gloria. Amén.

 

ACLAMACIÓN R/. Aleluya, aleluya.
Dichosa la Virgen María, que sin morir, mereció la palma del martirio junto ala cruz del Señor. R/.

Y a ti, una espada te atravesará el alma.

Del santo Evangelio según san Lucas 2, 33-35

En aquel tiempo, el padre la madre del niño estabanadmirados de las palabras que les decía Simeón. Él los bendijo, y a María, lamadre de Jesús, le anunció: "Este niño ha sido puesto para ruina yresurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocará contradicción, paraque queden al descubierto los pensamientos de todos los corazones. Y a ti, unaespada te atravesará el alma".Palabra del Señor. Gloria a ti, SeñorJesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos en estafestividad de la Virgen de los Dolores, a la que tu Hijo nos dio como madrecuando celebró en la cruz este mismo sacrificio que vamos a ofrecerte. PorJesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (1 P 4, 13)

Alegrémonos de participar en los sufrimientos de Cristo,para que podamos alegrarnos también el día en que venga lleno de gloria.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú, que nos has hecho partícipes del sacramento de nuestraredención en esta fiesta de nuestra Señora de los Dolores, ayúdanos, Señor, aaliviar los sufrimientos que Cristo sigue padeciendo en nuestros hermanos. PorJesucristo, nuestro Señor.