Lecturas del Sábado 18 de Julio de 2009


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

SÁBADO 18 

Santos: Arnulfo de Metz, obispo; Simeón de Lípnica, presbítero, y Federico de Utrech, obispo. 

Vísperas I del domingo: 4a semana del Salterio Feria (Verde) 

MISA DE SANTA MARÍA EN SÁBADO 

ANTÍFONA DE ENTRADA (cfr. Jdt 13, 18-19) 

María, el Altísimo te ha bendecido más que a todas las mujeres de la tierra, y de tal manera te ha glorificado, que los hombres no cesan de alabarte. 

ORACIÓN COLECTA 

Padre bueno, Dios nuestro, que en María, primicia de la redención, nos has dado una madre de inmensa ternura, abre nuestros corazones a la alegría del Espíritu Santo y haz que, a imitación de la Virgen, sepamos alabarte por las maravillas realizadas en Cristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. 

LITURGIA DE LA PALABRA 

Lectura del libro del Éxodo: 12, 37-42 

En aquellos días, los hijos de Israel partieron de Ramsés hacia Sukot; eran unos seiscientos mil hombres, sin contar a los niños. Salió también con ellos una enorme y abigarrada muchedumbre con grandes rebaños de ovejas, vacas y otros animales. De la masa que habían sacado de Egipto cocieron piezas de pan ázimo, no fermentado; pues los egipcios, al arrojarlos del país, no les dieron tiempo de dejar fermentar la masa, ni de tomar provisiones para el camino. 

Los hijos de Israel estuvieron en Egipto cuatrocientos treinta años. El mismo día que se cumplían los cuatrocientos treinta años, salieron de la tierra de Egipto todos los ejércitos del Señor. Esa noche veló el Señor, para sacarlos de Egipto. Por eso, esta noche será noche de vela en honor del Señor para todos los hijos de Israel, de generación en generación. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor. 

Israel sufre la expulsión a manos del faraón. El Señor los acompaña como fiel guardián y los auxilia en el penoso caminar que emprenderán hacia la tierra ancha y espaciosa. 

Del salmo 135 R/. Demos gracias al Señor, porque Él es bueno. 

Demos gracias al Señor, porque Él es bueno; Él se acordó de nosotros en nuestra humillación y nos libró de nuestros enemigos. R/. 

Demos gracias al que hirió a los primogénitos egipcios y sacó a Israel de aquel país con mano poderosa, con brazo extendido. R/. 

Demos gracias al que en dos partió el mar Rojo, condujo a Israel entre las aguas y arrojó en el mar Rojo al faraón y a su ejército. R/. 

ACLAMACIÓN (2 Co 5, 19) R/. Aleluya, aleluya. 

Dios ha reconciliado consigo al mundo, por medio de Cristo, y nos ha encomendado a nosotros el mensaje de la reconciliación. R/. 

Lectura (Proclamación) del santo Evangelio según san Mateo: 12, 14-21 

En aquel tiempo, los fariseos se confabularon contra Jesús para acabar con Él. Al saberlo, Jesús se retiró de ahí. Muchos lo siguieron y Él curó a todos los enfermos y les mandó enérgicamente que no lo publicaran, para que se cumplieran las palabras del profeta Isaías: 

Miren a mi siervo, a quien sostengo; a mi elegido, en quien tengo mis complacencias. En él he puesto mi Espíritu, para que haga brillar la justicia sobre las naciones. No gritará ni clamará, no hará oír su voz en las plazas, no romperá la caña resquebrajada, ni apagará la mecha que aún humea, hasta que haga triunfar la justicia sobre la tierra; y en él pondrán todas las naciones su esperanza. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. 

Jesús no pretende enemistar a los bandos rivales. Su propuesta evangelizadora gira en torno del servicio y la reconciliación de todos los hijos de Israel. 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 

Jubilosos de poder celebrar la festividad de la Madre de tu Hijo, te presentamos, Señor, estas ofrendas de alabanza, y te pedimos que por este santo intercambio de dones, se acrecienten en nosotros los frutos de la redención eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Prefacio de Santa María Virgen. 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (cfr. Lc 1, 48) 

Me llamarán bienaventurada todas las generaciones, porque ha puesto Dios sus ojos en la humildad de su esclava. 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN 

Habiendo recibido el sacramento celestial, te pedimos, Señor, que cuantos hemos celebrado con veneración, la memoria de la santísima Virgen María, merezcamos participar del banquete eterno. Por Jesucristo, nuestro Señor.