Lecturas Sábado 6 de Octubre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

SÁBADO 6

Santos: Bruno de Colonia,fundador; Fe o Foy de Agen, mártir. Beata María Rosa Durar, fundadora.

Vísperas I del domingo: 3a semanadel Salterio. Tomo IV: pp. 945 y 331. Para los fieles: pp. 642 y 418. Edición popular.pp. 202 y 482. Feria (Verde)

LO HAS REVELADO A LA GENTESENCILLA

Jb 42, 1-3. 5-6. 12-16; Lc 10,17-24

Las cuestiones más profundas de la existencia creyente no se puedenventilar desde la objetividad y el conocimiento racional. En ese terreno el hombrese adentra en el misterio y camina a tientas, tropezando con sus limitaciones.Job reconsidera su punto de vista y recapacita con toda humildad. Suconocimiento de Dios tenía una severa limitante puesto que lo conocía de oídas.Las lecciones aprendidas de boca de los sabios eran como él mismo lo decía,"proverbios polvorientos" que no resistían la prueba de laexperiencia. En el episodio del tercer Evangelio, san Lucas muestra la clavefundamental para acceder al misterio del Reino: mantener un corazón modesto yconfiado en Dios. En la tradición bíblica de Israel existe la convicción de queel saber humano engríe el corazón; por esa razón, la gente sencilla consiguemantenerse abierta a la novedad de Dios. Su corazón no está henchido de laauto-suficiente vanidad.

MISA DE SANTA MARÍA EN SÁBADO

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sedulio)

Te aclamamos, santa Madre de Dios, porque has dado a luz al Rey quegobierna cielo y tierra por los siglos de los siglos.

ORACIÓN COLECTA

Padre bueno, Dios nuestro, que en María, primicia de la redención, nos hasdado una madre de inmensa ternura, abre nuestros corazones a la alegría delEspíritu Santo y haz que, a imitación de la Virgen, sepamos alabarte por lasmaravillas realizadas en Cristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidaddel Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

Ahora te han visto ya mis ojos,por eso me retracto.

Del libro de Job: 42, 1-3. 5-6.12-16

Job le dijo al Señor: "Reconozco que lo puedes todo y que ninguna cosaes imposible para ti. Era yo el que con palabras insensatas empañaba lasabiduría de tus designios; he hablado de grandezas que no puedo comprender yde maravillas que superan mi inteligencia. Yo te conocía sólo de oídas, peroahora te han visto ya mis ojos; por eso me retracto de mis palabras y mearrepiento, echándome polvo y ceniza". El Señor bendijo a Job al final desu vida más que al principio: llegó a poseer catorce mil ovejas, seis milcamellos, mil yuntas de bueyes y mil burras. Tuvo siete hijos y tres hijas; laprimera se llamaba Paloma, la segunda Canela y la tercera Azabache. No había entodo el país mujeres más bellas que las hijas de Job. Su padre les asignó unaparte de la herencia, al igual que a sus hermanos. Y Job vivió hasta los cientocuarenta años y vio a sus hijos, a sus nietos y a sus bisnietos. Murió ancianoy colmado de años. Palabra deDios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 118 R/. Enséñame,Señor, tus mandamientos.
Enséñame a gustar y a comprender tus preceptos, pues yo me fio de ellos. Sufrirfue provechoso para mí, pues aprendí, Señor, tus mandamientos. R/.
Yo bien sé que son justos tus decretos y que tienes razón cuando me afliges.Todo subsiste hasta hoy por orden tuya y todo está a tu servicio. R/.
Yo soy tu siervo: instrúyeme y conoceré tus preceptos. La explicación de tupalabra da luz y entendimiento a los humildes. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. Mt 11, 25) R/.Aleluya, aleluya.
Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado losmisterios del Reino a la gente sencilla. R/.

Alégrense de que sus nombresestén escritos en el cielo.

Del santo Evangelio según sanLucas: 10, 17-24

En aquel tiempo, los setenta y dos discípulos regresaron llenos de alegríay le dijeron a Jesús: "Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre".
Él les contesto: "Vi a Satanás caer del cielo como el rayo. A ustedes leshe dado poder para aplastar serpientes y escorpiones y para vencer toda lafuerza del enemigo, y nada les podrá hacer daño. Pero no se alegren de que losdemonios se les sometan. Alégrense más bien de que sus nombres están escritosen el cielo".
En aquella misma hora, Jesús se llenó de júbilo en el Espíritu Santo y exclamó:"¡Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondidoestas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gentesencilla! ¡Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien! Todo me lo haentregado mi Padre y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién esel Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar".
Volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: "Dichosos los ojos que venlo que ustedes ven. Porque yo les digo que muchos profetas y reyes quisieronver lo que ustedes ven y no lo vieron, y oír lo que ustedes oyen y no looyeron". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Padre lleno de bondad, que nos socorra el inmenso amor de tu Hijo unigénitopara que, quien al nacer de la Virgen María, no menoscabó la integridad de laMadre, sino que la consagró, nos libre de nuestras culpas y haga acepta a tinuestra oblación. Por Jesucristo, nuestro Señor. Prefacio de Santa MaríaVirgen.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Cfr. Lc11, 27)

Dichosa la Virgen Maria, que llevó en su seno al Hijo del eterno Padre.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, al recibir el sacramento celestial en esta conmemoración de lasantísima Virgen María, te pedimos que nos concedas celebrar dignamente, aimitación suya, el misterio de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestroSeñor.