Lecturas V Domingo de Pascua, 6 Mayo 2012, Pascua


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 6

V DOMINGO DE PASCUA

Santos: San Evodio deAntioquia, mártir; Domingo Savio, Laico. Beata Ana Rosa Gattorno, fundadora.(Blanco)

PIDAN LO QUE QUIERAN Y SE CUMPLIRÁ

Hch 9, 26-31; Jn. 3, 18-24; Jn 15, 1-8

El cultivo de la vid era de sobra conocido por el SeñorJesús. En la tradición bíblica encontramos abundantes imágenes de este oficio.Lo mismo se habla de la viña, que de sarmientos, uvas amargas y viñadores quepisan el lagar o del vino bueno que sirven a los invitados a unas bodas. Enesta ocasión el Señor se identifica con la vid y asocia a su Padre con ellabrador, mientras que los discípulos somos los sarmientos. El aspectosobresaliente de este texto tiene con ver con la productividad. Los discípulosno podemos permanecer activos, viviendo el mandamiento del amor, sino en la medidaque nos mantengamos íntimamente unidos con el Señor Jesús. De esta relaciónestrecha Pablo será un testigo genuino, tal como nos lo transparenta el relatode los Hechos de los Apóstoles.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 97, 1-2)

Canten al Señor un cántico nuevo, por que ha hechomaravillas y todos los pueblos han presenciado su victoria. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA

Señor, tu que te has dignado redimirnos y has queridohacernos hijos tuyo, míranos siempre con amor de Padre y haz que cuantoscreemos en Cristo obtengamos la verdadera libertad y la herencia eterna. Pornuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Les contó como había visto al Señor en el camino.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 9, 26-31

Cuando Pablo regreso a Jerusalén, trato de unirse a losdiscípulos, pero todos le tenían miedo, por que no creían que se hubieraconvertido en discípulo.
Entonces, Bernabé lo presento a los apóstoles y le refirió como Saulo habíavisto al Señor en el camino, como el Señor le había hablado y como el habíapredicado en Damasco, con valentía, en el nombre de Jesús. Desde entonces,vivió con ellos en Jerusalén, iba y venía, predicando abiertamente en el nombredel Señor, hablaba y discutía con los judíos de habla griega y éstos intentabanmatarlo. Al enterarse de esto, los hermanos condujeron a Pablo a Cesarea y lodespacharon a Tarso.
En aquellos días, las comunidades cristianas gozaban de paz en toda Judea,Galilea y Samaria, con lo cual se iban consolidando, progresaban en la fidelidada Dios y se multiplicaban, animadas por el Espíritu Santo.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 21 R/. Bendito sea el Señor. Aleluya.
Le cumpliré mis promesas al Señor delante de sus fieles. Los pobres comeránhasta saciarse y alabarán al Señor los que lo buscan: su corazón ha de vivirpara siempre. R/.
Recordaran al Señor y volverán a Él desde los últimos lugares del mundo; en supresencia se postraran todas las familias de los pueblos. Solo ante Él sepostrarán todos los que mueren. R/.
Mi descendencia lo servirá y le contará a la siguiente generación, al puebloque ha de nacer, la justicia del Señor y todo lo que Él ha hecho. R/.

Este es su mandamiento: que creamos y que nos amemos.

De la primera carta del apóstol san Juan: 3, 18-24

Hijos míos: No amemos solamente de la palabra, amemos deverdad y con las obras. En esto conoceremos que somos de verdad y delante deDios tranquilizaremos nuestra conciencia de cualquier cosa que ella nosreproche, por que Dios es más grande que nuestra conciencia y todo lo conoce.Si nuestra conciencia no nos remuerde, entonces, hermanos míos, nuestraconfianza en Dios es total.
Puesto que cumplimos los mandamientos de Dios y hacemos lo que le agrada,ciertamente obtendremos de Él todo lo que le pidamos. Ahora bien, éste es sumandamiento: que creamos en la persona de Jesucristo, su Hijo, y nos amemos losunos a los otros, conforme al precepto que nos dio.
Quien cumple sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él. En estoconocemos, por el Espíritu que Él nos ha dado, que Él permanece en nosotros.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Jn 15, 4-5) R/. Aleluya, aleluya.
Permanezcan en mí y yo en ustedes, dice el Señor; el que permanece en mí dafruto abundante. R/.

El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante.

Del santo Evangelio según san Juan: 15, 1-8

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo soy laverdad vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da fruto en mí, Él loarranca, y al que da fruto lo poda para que dé más fruto.
Ustedes ya están purificados por las palabras que les he dicho. Permanezcan enmí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si nopermanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy lavid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en el, ese da frutoabundante, porque sin mí nada puede hacer. Al que no permanece en mí se le echaafuera, como el sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego yarde.
Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quierany se les concederá. La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y semanifiesten así como discípulos míos”.
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Unidos con Jesús, como los sarmientos a la vid, oremos contoda confianza. Después de cada petición diremos: Jesús resucitado, escúchanos.
Por los pastores de la iglesia. Que vivan su misión con fe y esperanza, yayuden a crear un espíritu de paz y concordia en nuestra sociedad. Oremos.
Por todos los que en este Tiempo Pascual reciben el Bautismo o la Confirmación,o participan por primera vez en la Eucaristía. Que crezcan constantemente en lafe y en el seguimiento de Jesús. Oremos.
Por los países del mundo. Que entre todos construyamos una sociedad justa,abierta, libre y acogedora con lo más débiles. Oremos.
Por los trabajadores, especialmente los de la construcción. Que puedan obtenerbienestar y prosperidad con su trabajo. Oremos.
Por nosotros. Que encontremos en Jesucristo la luz para nuestro camino, y laalegría para nuestro corazón. Oremos.
Escucha, Jesús resucitado, nuestras plegarias, y haz que, unidos a ti, demosfruto abundante. Tu, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios nuestro, que por medio de estos dones que vas aconvertir en el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos haces participar de tu mismavida divina, concédenos que nuestra conducta ponga de manifiesto las verdadesque nos has revelado. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I-V de Pascua.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 15, 1. 5)

Yo soy la vid verdadera y ustedes los sarmientos, dice elSeñor; si permanecen en mi y yo en ustedes darán fruto abundante. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, tu que nos has concedido participar en estaEucaristía, míranos con bondad y ayúdanos a vencer nuestra fragilidad humana,para poder vivir como hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXION PARA NUESTRO TIEMPO.- La conexión entreel Evangelio y la Carta de Juan es directa. Quien cumpla los mandamientos yviva en estrecha filiación con el Padre será escuchado. La exhortación recurreen ambos textos: quien cumple la voluntad de Dios obtendrá todo cuanto le pida.Nosotros tenemos experiencia de la generosidad y el amor genuino de nuestrospadres. Sabemos que atienden a nuestros ruegos, cada vez que sus recursos se lopermiten. Su afecto se convierte en atención y cuidado sin condición alguna. Enmucha mayor medida pasará esto mismo con nuestro Padre celestial. La confianzaes uno de los rasgos que identifican al discípulo. Si verdaderamente nossentimos hijos de Dios, no podemos dejar pie a la angustia, ni a ninguna otraactitud negativa. El Salmo lo dice hermosamente: “acallo y modero mis deseoscomo un niño en brazos de su madre”.