Lecturas Vierenes 29 de Junio 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

VIERNES 29

Santos Pedro y Pablo, apóstoles

Santos: María Tian yMagdalena Du de Vietnam, mártires; Giro de Geneva, obispo. Solemnidad (Rojo)

HE CORRIDO HASTA LA META

Hch 12, 1-11; 2 Tm 4, 6-8. 17-18; Mt 16, 13-19

En el relato de Los Hechos de los Apóstoles Pedro es liberadode la prisión de forma milagrosa. No había llegado todavía la hora de sutestimonio supremo. Tendría que seguir sirviendo como roca, a fin de consolidarla fe de los creyentes. Como apóstol de Jesús, el pescador de Betsaida, tendríaque cumplir una función mediadora. Pedro habría de ser dispensador del perdón yel juicio en medio de sus hermanos. Pedro no será sino un cimiento. La obra esde Jesús, por eso la llama "mi iglesia". De esa misma obra, san Pablotambién resultará un cimiento fundamental. Las palabras de despedida que noscomparte la carta de Timoteo desbordan un entusiasmo sereno. El apóstol haservido generosamente, su vida llega a su término y su existencia esta plena desentido. Sólo le falta recibir la corona de la gloria.

Misa vespertina de la vigilia

Esta Misa se utiliza la tarde del 28 de junio, antes odespués de las primeras Vísperas de la solemnidad.

ANTÍFONA DE ENTRADA

Celebremos con alegría la fiesta de san Pedro, el príncipede los Apóstoles, y de san Pablo, el Apóstol de los gentiles, porque ellos nostrasmitieron el Evangelio de Cristo.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que quisiste confiar a tus santos apóstoles,Pedro y Pablo, la misión de guiar y proteger los primeros pasos de tu Iglesia,concédenos, por su poderosa intercesión, la ayuda necesaria para alcanzar lasalvación eterna. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Te voy a dar lo que tengo: En el nombre de Jesús, camina.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 3, 1-10

En aquel tiempo, Pedro y Juan subieron al templo para laoración vespertina, a eso de las tres de la tarde. Había allí un hombre lisiadode nacimiento, a quien diariamente llevaban y ponían ante la puerta llamada la"Hermosa", para que pidiera limosna a los que entraban en el templo.
Aquel hombre, al ver a Pedro y a Juan cuando iban a entrar, les pidió limosna.Pedro y Juan fijaron en el los ojos, y Pedro le dijo: "Míranos". Elhombre se quedó mirándolos en espera de que le dieran algo. Entonces Pedro ledijo: "No tengo ni oro ni plata, pero te voy a dar lo que tengo: En elnombre de Jesucristo nazareno, levántate y camina". Y, tomándolo de lamano, lo incorporó.
Al instante sus pies y sus tobillos adquirieron firmeza. De un salto se puso depie, empezó a andar y entró con ellos al templo caminando, saltando y alabandoa Dios.
Todo el pueblo lo vio caminar y alabar a Dios, y al darse cuenta de que era elmismo que pedía limosna sentado junto a la puerta "Hermosa" deltemplo, quedaron llenos de miedo y no salían de su asombro por lo que habíasucedido. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 18 R/. El mensaje del Señor resuena en toda latierra.
Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de susmanos. Un día comunica su mensaje al otro día y una noche se lo trasmite a laotra noche. R/.
Sin que pronuncien una palabra, sin que resuene su voz, a toda la tierra llegasu sonido y su mensaje hasta el fin del mundo. R/.

Dios me eligió desde el seno de mi madre.

De la carta del apóstol san Pablo a los gálatas: 1, 11-20

Hermanos: Les hago saber que el Evangelio que he predicado,no proviene de los hombres, pues no lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno,sino por revelación de Jesucristo.
Ciertamente ustedes han oído hablar de mi conducta anterior en el judaísmo,cuando yo perseguía encarnizadamente a la Iglesia de Dios, tratando dedestruirla; deben saber que me distinguía en el judaísmo, entre los jóvenes demi pueblo y de mi edad. Porque los superaba en el celo por las tradicionespaternas.
Pero Dios me había elegido desde el seno de mi madre, y por su gracia me llamó.Un día quiso revelarme a su hijo, para que yo lo anunciara entre los paganos.Inmediatamente, sin solicitar ningún consejo humano y sin ir siquiera aJerusalén para ver a los apóstoles anteriores a mí, me trasladé a Arabia ydespués regresé a Damasco. Al cabo de tres años fui a Jerusalén, para ver aPedro y estuve con él quince días. No vi a ningún otro de los apóstoles,excepto a Santiago, el pariente del Señor.
Y Dios es testigo de que no miento en lo que les escribo. Palabra deDios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Jn 21, 17) R/. Aleluya, aleluya.
Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero. R/.

Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas.

Del santo Evangelio según san Juan: 21, 15-19

En aquel tiempo, le pregunto Jesús a Simón Pedro:"Simón, hijo de Juan me amas más que estos?" Él le contesto:"Si, Señor, tu sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacientamis corderos".
Por segunda vez le pregunto: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas?". Él lerespondió: "Si, Señor, tú sabes que te quiero". Jesús le dijo:"Pastorea mis ovejas".
Por tercera vez le pregunto: "Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?".Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si loquería, y le contestó: "Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que tequiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis ovejas.
Yo te aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas a dondequerías; pero cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y tellevará a donde no quieras". Esto se lo dijo para indicarle con qué génerode muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo:"Sígueme". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que este santo sacrificio que vamos a ofrecerte en lasolemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo, nos llene, Señor, de alegría, alcomprender la infinita misericordia con que has querido perdonar nuestrospecados. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvacióndarte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso yeterno.
Porque la fiesta de tus santos Apóstoles nos llena de júbilo. Pedro es nuestroguía en la fe que profesamos; Pablo, expositor preclaro de tus misterios. Pedroconsolido la Iglesia primitiva con los israelitas que creyeron; Pablo fuepreceptor y maestro de los paganos, que Dios quería llamar a su Iglesia.
Así, después de haber congregado por caminos diversos a la familia de Cristo,esa misma familia los asocia ahora en su veneración con una sola corona. 
Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos, proclamando sin cesar:Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 21, 15. 17)

Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos? Señor, tú loconoces todo; tu sabes que te amo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Fortalece, Señor, a tus fieles, por medio de este sacramentoy confírmanos en la verdad que nos ha trasmitido la predicación de losApóstoles. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Misa del día

ANTIFONA DE ENTRADA

Demos gracias a Dios en esta festividad de san Pedro y sanPablo, que con su sangre fecundaron a la Iglesia, participaron de la pasión delSeñor y se convirtieron en amigos suyos.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que nos llenas de santa alegría con lasolemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, haz que tu Iglesia semantenga siempre fiel a las enseñanzas de estos Apóstoles, de quienes recibióel primer anuncio de la fe. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Ahora si estoy seguro de que el Señor envió a su ángel, paralibrarme de las manos de Herodes.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 12,1-11

En aquellos días, el rey Herodes mando apresar a algunosmiembros de la Iglesia para maltratarlos. Mando

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que este santo sacrificio que vamos a ofrecerte en lasolemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo, nos llene, Señor, de alegría, alcomprender la infinita misericordia con que has querido perdonar nuestrospecados. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvacióndarte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso yeterno.
Porque la fiesta de tus santos Apóstoles nos llena de júbilo. Pedro es nuestroguía en la fe que profesamos; Pablo, expositor preclaro de tus misterios. Pedroconsolido la Iglesia primitiva con los israelitas que creyeron; Pablo fuepreceptor y maestro de los paganos, que Dios quería llamar a su Iglesia.
Así, después de haber congregado por caminos diversos a la familia de Cristo,esa misma familia los asocia ahora en su veneración con una sola corona. 
Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos, proclamando sin cesar:Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 21, 15. 17)
Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos? Señor, tú lo conoces todo; túsabes que te amo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Fortalece, Señor, a tus fieles, por medio de este sacramentoy confírmanos en la verdad que nos ha trasmitido la predicación de losApóstoles. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Misa del día

ANTIFONA DE ENTRADA

Demos gracias a Dios en esta festividad de san Pedro y sanPablo, que con su sangre fecundaron a la Iglesia, participaron de la pasión delSeñor y se convirtieron en amigos suyos.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que nos llenas de santa alegría con lasolemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, haz que tu Iglesia semantenga siempre fiel a las enseñanzas de estos Apóstoles, de quienes recibióel primer anuncio de la fe. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Ahora si estoy seguro de que el Señor envió a su ángel, paralibrarme de las manos de Herodes.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 12,1-11

En aquellos días, el rey Herodes mandó apresar a algunosmiembros de la Iglesia para maltratarlos. Mando pasar a cuchillo a Santiago,hermano de Juan, y viendo que eso agradaba a los judíos, también hizo apresar aPedro. Esto sucedió durante los días de la fiesta de los panes Ázimos. Despuésde apresarlo, lo hizo encarcelar y lo puso bajo la vigilancia de cuatro turnosde guardia, de cuatro soldados cada turno. Su intención era hacerlo comparecerante el pueblo después de la Pascua. Mientras Pedro estaba en la cárcel, lacomunidad no cesaba de orar a Dios por él.
La noche anterior al día en que Herodes iba a hacerlo comparecer ante elpueblo, Pedro estaba durmiendo entre dos soldados, atado con dos cadenas y loscentinelas cuidaban la puerta de la prisión. De pronto apareció el ángel delSeñor y el calabozo se llenó de luz. El ángel tocó a Pedro en el costado, lodespertó y le dijo: "Levántate pronto". Entonces las cadenas que lesujetaban las manos se le cayeron. El ángel le dijo: "Cíñete la túnica yponte las sandalias", y Pedro obedeció. Después le dijo: "Ponte el mantoy sígueme". Pedro salió detrás de él, sin saber si era verdad o no lo queel ángel hacía, y le parecía más bien que estaba soñando. Pasaron el primero yel segundo puesto de guardia y llegaron a la puerta de hierro que daba a lacalle. La puerta se abrió sola delante de ellos. Salieron y caminaron hasta laesquina de la calle y de pronto el ángel desapareció.
Entonces, Pedro se dio cuenta de lo que pasaba y dijo: "Ahora si estoyseguro de que el Señor envió a su ángel para librarme de las manos de Herodes yde todo cuanto el pueblo judío esperaba que me hicieran". Palabra deDios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 33 R/. El Señor me libro de todos mis temores.
Bendeciré al Señor a todas horas, no cesará mi boca de alabarlo. Yo me sientoorgulloso del Señor, que se alegre su pueblo al escucharlo. R/.
Proclamemos la grandeza del Señor y alabemos todos juntos su poder. Cuandoacudí al Señor, me hizo caso y me libró de todos mis temores. R/.
Confía en el Señor y saltarás de gusto, jamás te sentirás decepcionado, porqueel Señor escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias.R/.
Junto a aquellos que temen al Señor el ángel del Señor acampa y los protege.Haz la prueba y verás que bueno es el Señor. Dichoso el hombre que se refugiaen Él R/.

Ahora sólo espero la corona merecida.

De la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 4,6-8.17-18

Querido hermano: Ha llegado para mí la hora del sacrificio yse acerca el momento de mi partida. He luchado bien en el combate, he corridohasta la meta, he perseverado en la fe. Ahora solo espero la corona merecida,con la que el Señor, justo juez, me premiará en aquel día, y no solamente a mí,sino a todos aquellos que esperan con amor su glorioso advenimiento.
Cuando todos me abandonaron, el Señor estuvo a mi lado y me dio fuerzas paraque, por mi medio, se proclamara claramente el mensaje de salvación y lo oyerantodos los paganos. Y fui librado de las fauces del león. El Señor me seguirálibrando de todos los peligros y me llevará sano y salvo a su Reinocelestial. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Mt 16, 18) R/. Aleluya, aleluya.
Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia, y los poderes delinfierno no prevalecerán sobre ella, dice el Señor. R/.

Tú eres Pedro y yo te daré las llaves del Reino de loscielos.

Del santo Evangelio según san Mateo: 16,13-19

En aquel tiempo, cuando llego Jesús a la región de Cesareade Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: "¿Quién dice la gente quees el Hijo del hombre?". Ellos le respondieron: "Unos dicen que eresJuan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o alguno de losprofetas". Luego les pregunto: "Y ustedes, ¿quién dicen que soyyo?". Simón Pedro tomo la palabra y le dijo: "Tu eres el Mesías, el Hijode Dios vivo".
Jesus le dijo entonces: "¡Dichoso tú, Simón, hijo de Juan, porque esto note lo ha revelado ningún hombre, sino mi Padre, que está en los cielos! Y yo tedigo a ti que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia. Lospoderes del infierno no prevalecerán sobre ella. Yo te daré las llaves delReino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, ytodo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo". Palabradel Señor. T. Gloria a ti, Señor Jesus.

Credo

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos y, porintercesión de san Pedro y san Pablo, concédenos celebrar este sacrificioíntimamente unidos a ti en la fe y en el amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvacióndarte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso yeterno.
Porque la fiesta de tus santos Apóstoles nos llena de júbilo. Pedro es nuestroguía en la fe que profesamos; Pablo, expositor preclaro de tus misterios. Pedroconsolido la Iglesia primitiva con los israelitas que creyeron; Pablo fuepreceptor y maestro de los paganos, que Dios quería llamar a su Iglesia.
Así, después de haber congregado por caminos diversos a la familia de Cristo,esa misma familia los asocia ahora en su veneración con una sola corona. 
Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos, proclamando sin cesar:Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 16, 16. 18)

Dijo Pedro a Jesús: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.Jesús le respondió: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú, que nos has alimentado con esta Eucaristía, haz, Señor,que la participación perseverante en el memorial de la muerte y resurrección detu Hijo, y la fidelidad a la doctrina de los Apóstoles nos conserven unidos entu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.