Lecturas Viernes 11 Mayo 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

 

VIERNES 11

Santos: Mayolo deCluny, abad; Estela de Francia, mártir. Beato Domingo Iturrate, presbítero.Feria (Blanco)

EL MANDATO PRINCIPAL Y LAS REGLAMENTACIONES SECUNDARIAS

Hch 15, 22-31: Jn 15, 12-17

En ambos textos advertimos una serie de semejanzas. Tanto elSeñor Jesús, como los apóstoles reunidos en asamblea hablan con gran autoridad.“Este es el mandamiento mío”, dice Jesús. Los apóstoles también subrayan suautoridad diciendo: “Hemos dicidido, el Espíritu Santo y nosotros…”. En las dossituaciones nos transmiten mandamientos. El Señor Jesús exhorta a vivir un amorfraterno en la comunidad de sus discípulos. En reunión de la asamblea eclesialen Jerusalén se ordena cumplir unos mandatos y ordenamientos que les parecíanindispensables para afirmar su identidad hebrea. El cristiano que lee talesrelatos aprende a distinguir lo esencial de lo accesorio.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Ap 5, 12)

Digno es el Cordero que fue sacrificado, de recibir elpoder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Señor, ajustar nuestra vida al misterio de laPascua que celebramos llenos de gozo, a fin de que, alejados de veras delpecado y buscándote en todo a ti, el poder de Cristo resucitado nos proteja ynos salve, por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

El Espíritu Santo y nosotros hemos decidido no imponerlesmás cargas que las estrictamente necesarias.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 15, 22-31

En aquellos días, los apóstoles y los presbíteros, deacuerdo con toda la comunidad cristiana, juzgaron oportuno elegir a algunos deentre ellos y enviarlos a Antioquia con Pablo y Bernabé. Los elegidos fueronjudas (llamado Barsabás) y Silas, varones prominentes en la comunidad. A ellosles entregaron una carta que decía:
“Nosotros, los apóstoles y los presbíteros, hermanos suyos, saludamos a loshermanos de Antioquia, Siria y Cilicia, convertidos del paganismo. Enterados deque algunos de entre nosotros, sin mandato nuestro, los han alarmado einquietado a ustedes con sus palabras, hemos decidido de común acuerdo elegir ados varones y enviárselos, en compañía de nuestros amados hermanos Bernabé yPablo, que han consagrado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo. Lesenviamos, pues, a Judas y a Silas, quienes les transmitirán, de viva voz, losiguiente:
‘El Espíritu Santo y nosotros hemos decidido no imponerles más cargas que lasestrictamente necesarias. A saber: que se abstengan de la fornicación y decomer lo inmolado a los ídolos, la sangre y los animales estrangulados, si seapartan de esas cosas, harán bien’. Los saludamos”.
Los enviados se despidieron y cuando llegaron a Antioquia, reunieron a lacomunidad cristiana y les entregaron la carta. Al leer aquellas palabrasalentadoras, todos se llenaron de júbilo.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 56 R/. Alabemos y cantemos al Señor. Aleluya.
Dispuesto está mi corazón. Dios mío, para cantar tus alabanzas. Despiértate,alma mía, despiértense mi citara y mi arpa, antes de que despunte el alba. R/.
Tocaré para ti ante las naciones, te alabare, Señor, entre los pueblos, pues tulealtad hasta las nuves llega y tu amor es más grande que los cielos.Levántate, Señor, en las alturas y llena con gloria el mundo entero. R/.

ACLAMACIÓN (Jn 15, 15) R/. Aleluya, aleluya.
A ustedes los llamo amigos, dice el Señor, porque les he dado a conocer todo loque le he oído a mí Padre. R/.

Este es mí mandamiento: que se amen los unos a los otros.

Del santo Evangelio según san Juan: 15, 12-17

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Este es mimandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tieneamor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos,si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabelo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, por que les he dado a conocertodo lo que le he oído a mi Padre.
No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los hadestinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que elPadre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: quese amen los unos a los otros”. Palabra del Señor. Gloria a ti, SeñorJesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, estos dones que hemos preparado para elsacrificio eucarístico, transforma toda nuestra vida en una continua ofrenda.Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I-V de Pascua.

ANTIFONA DE LA COMUNION

Cristo, que murió en la cruz, ha resucitado ya y nos haredimido. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te suplicamos, Señor, que esta eucaristía que tu Hijo nosmando celebrar en memoria suya y en la cual hemos participado, nos una cada vezmas con el vinculo de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.