Lecturas Viernes 27 Abril 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

VIERNES 27

Santos: Beata María Guadalupe García Zavala, cofundadora;Santa Zita de Lucca, laica. Beato Nicolás Roland, fundador. Feria (Blanco)

UN INSTRUMENTO ELEGIDO POR DIOS

Hch 9, 1-20; Jn 6, 52-59

La comunidad de Antioquía estaba informada de lapersonalidad agresiva y persecutoria de un judío llamado Saulo. Sobre supersona corrían al parejo noticias exactas y algunos rumores. Por esa razón,Ananías expresa su desconfianza ante la llegada de Saulo a la comunidad de loscreyentes. El auxilio del Espíritu es indispensable para romper nuestrosesquemas mentales. En cierta medida el Evangelio de san Juan maneja un esquemasemejante. La vida nueva que necesitamos para que el mundo viva, desciende delo alto. Nuestras destrezas y habilidades humanas no son suficientes paraacceder a la plenitud de la vida. Ésta nos viene de lo alto, es un don que seacoge cuando uno se desarraiga de sus prejuicios y su visión negativa ypesimista. La angustia de la muerte y la inevitabilidad de nuestra salida deeste mundo son reales. Las personas no sabemos desarraigarnos de este mundo. Eldon que viene de lo alto nos permite transitar de la muerte a la vida.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Ap 5, 12)

Digno es el Cordero que fue sacrificado, de recibir elpoder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor. Ale luya.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso, que nos has dado la gracia de conocer laresurrección de tu Hijo, haz que resucitemos a una vida nueva por medio de tuEspíritu de amor. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Es el instrumento escogido por mí, para que me dé a conocera las naciones.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 9, 1-20

En aquellos días, Saulo, amenazando todavía de muerte a losdiscípulos del Señor, fue a ver al sumo sacerdote y le pidió, para lassinagogas de Damasco, cartas que lo autorizaran para traer presos a Jerusalén atodos aquellos hombres y mujeres seguidores del Camino.
Pero sucedió que, cuando se aproximaba a Damasco, una luz del cielo lo envolvióde repente con su resplandor. Cayó por tierra y oyó una voz que le decía:"Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?". Preguntó él: "¿Quiéneres, Señor?". La respuesta fue: "Yo soy Jesús, a quien tú persigues.Levántate. Entra en la ciudad y allí se te dirá lo que tienes que hacer.
Los hombres que lo acompañaban en el viaje se habían detenido, mudos deasombro, pues oyeron la voz, pero no vieron a nadie. Saulo se levantó delsuelo, y aunque tenía abiertos los ojos, no podía ver. Lo llevaron de la manohasta Damasco y allí estuvo tres días ciego, sin comer ni beber.
Había en Damasco un discípulo que se llamaba Ananías, a quien se le apareció elSeñor y le dijo: "Ananías". Él respondió: "Aquí estoy,Señor". El Señor le dijo: "Ve a la calle principal y busca en casa deJudas a un hombre de Tarso, llamado Saulo, que está orando". Saulo tuvotambién la visión de un hombre llamado Ananías, que entraba y le imponía lasmanos para que recobrara la vista.
Ananías contestó: "Señor, he oído a muchos hablar de ese individuo y deldaño que ha hecho a tus fieles en Jerusalén. Además, trae autorización de lossumos sacerdotes para poner presos a todos los que invocan tu nombre".Pero el Señor le dijo: "No importa. Tú ve allá, porque yo lo he escogidocomo instrumento, para que me dé a conocer a las naciones, a los reyes y a loshijos de Israel. Yo le mostraré cuánto tendrá que padecer por mi causa".
Ananías fue allá, entró en la casa, le impuso las manos a Saulo y le dijo:"Saulo, hermano, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino, me envíapara que recobres la vista y quedes lleno del Espíritu Santo". Alinstante, algo como escamas se le desprendió de los ojos y recobró la vista. Selevantó y lo bautizaron. Luego comió y recuperó las fuerzas. Se quedó unos díascon los discípulos en Damasco y se puso a predicar en las sinagogas, afirmandoque Jesús era el Hijo de Dios.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 116 R/. Que aclamen al Señor todos los pueblos.Aleluya. 
Que alaben al Señor todas las naciones, que lo aclamen todos los pueblos. R/.
Porque grande es su amor hacia nosotros y su fidelidad dura por siempre. R/.

ACLAMACIÓN (Jn 6, 56) R/. Aleluya, aleluya.
El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él, dice elSeñor. R/.

Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.

Del santo Evangelio según san Juan: 6, 52-59

En aquel tiempo, los judíos se pusieron a discutir entre sí:"¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?".
Jesús les dijo: "Yo les aseguro: Si no comen la carne del Hijo del hombrey no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne ybebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día.
Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come micarne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que me haenviado, posee la vida y yo vivo por Él, así también el que me come vivirá pormí.
Éste es el pan que ha bajado del cielo; no es como el maná que comieron suspadres, pues murieron. El que come de este pan vivirá para siempre". Estolo dijo Jesús enseñando en la sinagoga de Cafarnaúm. Palabra delSeñor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, estos dones que hemos preparado para elsacrificio eucarístico, y transforma toda nuestra vida en una continua ofrenda.Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I-V de Pascua.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN

Cristo, que murió en la cruz, ha resucitado ya y nos haredimido. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te suplicamos, Señor, que esta Eucaristía que tu Hijo nosmandó celebrar en memoria suya y en la cual hemos participado, nos una cada vezmás con el vínculo de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN COLECTA

Señor y Dios nuestro, que en el amor a ti y al prójimo hasquerido resumir tus mandamientos, concédenos que, a ejemplo de la beata MaríaGuadalupe García Zavala, no neguemos a nadie nuestra ayuda y merezcamos serllamados con ella a compartir el Reino de tu Hijo, que vive y reina contigo enla unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos, y haz que elmemorial del amor infinito de tu Hijo, que estamos celebrando, aumente ennosotros, a ejemplo de tus santos, nuestra generosidad contigo y con elprójimo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que este sacramento de tu amor que hemos recibido,nos dé fuerza para imitar el ejemplo de la beata María Guadalupe García Zavala,que se consagró a ti de todo corazón y se prodigó sin descanso por el bien detu pueblo. Por Jesucristo, nuestro Señor.