Lecturas Viernes 27 de Julio 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

VIERNES 27

Santos: Aurelio y Natalia de Córdoba, mártires; Celestino I,Papa; María de la Pasión, religiosa. Feria (Verde)

ESCUCHA EL MENSAJE Y LO ENTIENDE

Jr 3, 14-17; Mt 13, 18-23

El profeta Jeremías vive la más dura catástrofe de lahistoria de Israel, a saber, la destrucción de Jerusalén. La ruina de lacapital no le arranca la fe ni la confianza en Dios. Lanza esperanzadoramentela mirada hacia el futuro y comparte su proyecto de reconstrucción. Antes quereedificar las murallas de Jerusalén, es necesario cambiar desde dentro elcorazón de los hijos de Israel y aprender a confiar en la presencia y el nombredel Señor. En la explicación de la parábola del sembrador late el mismomensaje. Los hijos de Israel que escuchan las parábolas del Reino de Dios enfrentanel mismo desafío: arriesgar su vida por el proyecto fraterno y solidario queJesús propone. Para decidirse a hacerlo, hace falta disponer de laindispensable apertura de corazón. Cuando uno vive atado a las preocupacionesdel mundo y al atractivo de las riquezas, no tiene oídos para escuchar lasparábolas del Reino.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Ga 6, 14)

Que nuestra única gloria sea la cruz de nuestro SeñorJesucristo, en quien está nuestra salvación, nuestra vida y resurrección y porquien hemos sido redimidos y liberados.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que quisiste que tu Hijo muriera en la Cruzpara salvar a todos los hombres, concédenos aceptar por su amor la cruz delsufrimiento aquí en la tierra, para poder gozar en el cielo los frutos de suredención. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Les daré pastores según mi corazón. - Acudirán a Jerusaléntodos los pueblos.

Del libro del profeta Jeremías: 3, 14-17

"Vuélvanse a mí, hijos rebeldes, porque yo soy sudueño, dice el Señor: Iré tomando conmigo a uno de cada ciudad, a dos de cadafamilia y los traeré a Sion, les daré pastores según mi corazón, que losapacienten con sabiduría y prudencia.
Después, cuando ustedes se hayan multiplicado y hayan prosperado en el país,palabra del Señor, ya no habrá necesidad de invocar el arca de la alianza delSeñor, pues ya no pensarán en ella, ni se acordarán de ella, ni la echarán demenos, ni se les ocurrirá hacer otra.
En aquel tiempo, llamarán a Jerusalén 'el trono del Señor', acudirán a ellatodos los pueblos en el nombre del Señor y ya no seguirán la maldad de sucorazón obstinado". Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Jeremías 31 R/. El Señor es nuestro pastor.
Escuchen, pueblos, la palabra del Señor y anúncienla aun en las islas másremotas: "El que dispersó a Israel lo reunirá y lo cuidará como el pastora su rebaño". R/.
Porque el Señor redimió a Jacob y lo rescató de las manos del poderoso. Ellosvendrán para aclamarlo al monte Sión y correrán hacia los bienes del Señor. R/.
Entonces se alegrarán las jóvenes, danzando; se sentirán felices jóvenes yviejos, porque yo convertiré su tristeza en alegría, y los llenaré de gozo yaliviaré sus penas. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. Lc 8, 15) R/. Aleluya, aleluya.
Dichosos los que cumplen la palabra del Señor con un corazón bueno y sincero, yperseveran hasta dar fruto. R/.

Los que oyen la palabra de Dios y la entienden, ésos son losque dan fruto.

Del santo Evangelio según son Mateo: 13, 18-23

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Escuchenustedes lo que significa la parábola del sembrador. A todo hombre que oye lapalabra del Reino y no la entiende, le llega el diablo y le arrebata losembrado en su corazón. Esto es lo que significan los granos que cayeron a lolargo del camino.
Lo sembrado sobre terreno pedregoso significa al que oye la palabra y la aceptainmediatamente con alegría; pero, como es inconstante, no la deja echar raíces,y apenas le viene una tribulación o una persecución por causa de la palabra,sucumbe.
Lo sembrado entre los espinos representa a aquel que A oye la palabra, pero laspreocupaciones de la vida y la seducción de las riquezas, la sofocan y quedasin fruto.
En cambio, lo sembrado en tierra buena representa a quienes oyen la palabra, laentienden y dan fruto; unos, el ciento por uno; otros, el sesenta; y otros, eltreinta". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Señor, que este sacrificio que Cristo te ofreció sobre laCruz para borrar los pecados del mundo, nos purifique ahora de todas nuestras culpas.Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 12, 32)

Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos haciamí, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor nuestro Jesucristo, tú que nos has redimido por mediode tu Cruz y nos has hecho partícipes de tu Cuerpo y de tu Sangre, concédenosparticipar también de la gloria de tu resurrección. Tú que vives y reinas porlos siglos de los siglos.