Los libros de auto-superación

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Los libros de auto-superación


¿Quiere usted hacer amigos? ¿Conoce los siete hábitos de la gente altamente efectiva? ¿Sabe que las mujeres son de Venus y los hombres de Marte? Cómo hacer amigos e influir en las personas. Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Tus zonas erróneas... ¿Le resultan conocidos estos títulos? Según publica Aurora Pimentel en ACEPRENSA todos ellos corresponden al género de la auto-superación que pretende proporcionar al lector orientación general e indicaciones prácticas sobre el modo de afrontar los conflictos que pueden darse en su vida, sobre todo en los ámbitos de las relaciones afectivas, sociales y profesionales. Sus autores proceden de ámbitos variados como la psicología y la gestión empresarial, sin olvidar la fuerte influencia del New Age y hasta del esoterismo. El tono suele ser eminentemente práctico, algunas de las obras acaban ofreciendo, de forma abierta o sutil, incluso, una visión general del hombre. 

Junto a títulos valiosos con buenas dosis de sentido común, el género responde, en otros casos, a ciertas notas desafinadas de la cultura actual. Es más, la afición a la autoayuda genera un tipo de lector y ha influido notablemente en el ensayo de divulgación.Cuando tantas personas adultas sienten la necesidad de recurrir a los libros de autoayuda, cabe plantearnos si no estará fallando aquel sólido bagaje de ideas y hábitos de razonamiento que uno debería adquirir en la infancia y la juventud para desarrollar luego una sabiduría práctica. Generaciones a las que se ha impartido una educación abierta a todos los criterios y con valores nebulosos, sin desarrollar la capacidad de razonar, acaban recurriendo a algo tan “dogmático” como un conjunto de prácticas que hay que seguir. En definitiva: recetas prácticas para no tener que pensar.Demasiado a menudo se propone el bienestar o el beneficio material, el reconocimiento social, el éxito profesional o afectivo, como una consecuencia inmediata de actuar de tal o cual forma o de adquirir una determinada perspectiva vital. Libros por lo demás tan interesantes como “Inteligencia emocional” de Goleman, sin mencionar a los de la escuela de Dale Carnegie, contienen el germen de una fuerte tradición que identifica el éxito material o la competencia social con el hacer bien las cosas.Aplicar recetas no resulta algo malo en sí, siempre que se vean en un contexto correcto. Otra cosa es si éstas acaban reduciendo el horizonte de las relaciones afectivas, por poner un ejemplo. Por esa razón, los libros de autoayuda suelen ser más útiles para asuntos como “Cómo gestionar mejor nuestro tiempo” que si ofrecen “Arregle su matrimonio en 15 días”. Por lo mismo, suelen ser más recomendables los libros de autores procedentes de la gestión empresarial. Quizás el verdadero desarrollo personal no implique tener un recetario, sino más bien criterios y hábitos.Con todas sus carencias, excesos y títulos insustanciales a pesar de sus altas ventas, el género tiene en definitiva buenas obras que ofrecer. Lo importante aquí es saber elegir entre los autores y contenidos y, sobre todo, no limitarse a ser un simple “come libros”. Como suele suceder en diversos campos de la actividad humana, sobre todo cuando ésta aparece subrayada por la mercadotecnia, se corre el riesgo de tragar sin masticar, lo cual, si resulta peligroso en el sistema digestivo, no lo es menos en el intelectual, haciendo de estos temas algo especialmente delicado, dado que precisamente en esto puede centrarse el secreto de su éxito comercial. Nunca faltan personas que prefieren actuar bajo el principio de: “a mí no me expliques cómo funciona, nada más dime que teclas debo pulsar”.Nunca podremos superar el principio prudencial de preguntar a quienes saben más para pedir orientación en las lecturas. Por eso, quien está armado con un sólido equipaje moral, racional e intelectual, y además tiene quien le aconseje y sabe ejercitar su libertad, es raro que encuentre en la autoayuda algo más que sugerentes títulos de interés. Y los mejores libros de este género son los que contribuyen a formar personas de criterio, no simples adictos a recetarios de auto-superación.