Lo mismo que has dado Testimonio mío en Jerusalén, tienes que darlo en Roma