Lo que tenemos que aguantar a veces