Los costes sociales de la pornografía

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Un estudio publicado recientemente explica los efectos sociales y criminógenos que la pornografía tiene en la sociedad. Además, gran parte del estudio analiza los costes sociales que tiene este fenómeno.

 

La pornografía. Sus efectos sociales y criminógenos (Edisofer) ofrece los resultados de un estudio llevado a cabo por un grupo de expertos norteamericanos y basado en investigaciones previas. Se aborda la cuestión de qué evidencias empíricas existen actualmente que permitan afirmar que el consumo de pornografía lleva aparejados efectos sociales negativos de trascendencia personal, familiar y social.

 

El estudio, realizado bajo el encuentro de expertos conocido como The Social Trenes Institute, llega a ocho conclusiones sobre las cuales se determina qué problemas se derivan del consumo de pornografía. En ese sentido, la primera parte se titula ‘Los costes sociales de la pornografía’ donde se desarrollan las mencionadas conclusiones, que siguen a continuación:

 

1.- Primera conclusión: Nadie permanece ajeno a la pornografía. A diferencia de otros períodos históricos, hoy en día la pornografía es de fácil acceso y amplio consumo en nuestra sociedad, debido en gran parte a Internet.

 

2.- Segunda conclusión: Abundantes datos empíricos muestran que la pornografía actual es cualitativamente distinta de cualquier otra anterior, en varios sentidos: su ubicuidad, el uso de las imágenes cada vez más explícitas difundidas en tiempo real y el carácter cada vez más extremo de su contenido.

 

3.- Tercera conclusión: El actual consumo de pornografía en internet puede dañar especialmente a las mujeres ya que moldea las expectativas culturales sobre su comportamiento sexual.

 

4.- Cuarta conclusión: El actual consumo de pornografía en internet puede dañar especialmente a los niños ya que este grupo de la población está hoy mucho más expuesto que antes debido a la facilidad de acceso a ordenadores con acceso a la red en el propio higar.

 

5.- Quinta conclusión: el consumo de pornografía en internet puede dañar a personas no directamente relacionadas con los consumidores como personas que son objeto del tráfico de la pornografía (en especial mujeres y niños).

 

6.- Sexta conclusión: la pornografía en internet puede dañar a los consumidores. En su mayoría son hombres y los daños que puede provocar son: el deterioro del matrimonio y otras relaciones íntimas, incompetencia sexual con una pareja real, y el inicio de una tendencia a sentirse atraído cada vez por materiales más extremos.

 

7.- Séptima conclusión: el consumo de la pornografía plantea problemas morales y filosóficos. En la actualidad, la justificación dominante de la pornografía proviene de la filosofía libertaria. Mucha gente cree que la pornografía ejercida libremente no plantea problemas a los demás, pero, sin embargo, sí lo hace.

 

8.- Octava conclusión: La pornografía debe ser regulada, aunque no todo el mundo resulte perjudicado por ella. Recientes decisiones judiciales de los tribunales federales han dificultado la aplicación efectiva de las leyes contra la obscenidad. Sin embargo se requiere de intentos legales de aminorar los problemas causados por la pornografía.

 

El estudio consigue atraer la atención pública sobre el ingente volumen de datos acumulados en el momento actual en torno a las consecuencias del consumo de pornografía y a las implicaciones y disfunciones sociales e individuales que de ella se derivan. Un hecho que ya se podía intuir desde que el acceso a la pornografía se ha facilitado gracias, en gran medida, a la aparición de internet, y la falta de control y legislación de estos contenidos.