Maria en el corazón de la Trinidad

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

María en el corazón de la Trinidad

María, llena de gracia

y colmada por el Espíritu Santo,

has amado a Jesús,

como ninguna otra madre puede amar;

no con un amor que nace del vacío

y se apega al niño, controlando

y acaparando su libertad de hijo

para calmar su propio sufrimiento

y su angustia de madre.

Tú lo has amado con un amor

que nace de la plenitud,

dando tu vida en el amor.

Entre los santos de todas las épocas,

tú tienes un lugar muy especial

en el corazón de la Trinidad

y en el de la Iglesia.

"¡Todas las generaciones

te llamarán bienaventurada!"

El amor de Jesús por tí y tu amor

por el tienen su origen en el corazón

de la Trinidad.

la unidad de tu a amor y el de Jesús

nace de la unidad de la Santísima Trinidad,

En el Espíritu Santo,

han sido una sola cosa,

como Jesús y el Padre son una sola cosa,

oh María,

introdúcenos también a nosotros

en el misterio de la relación entre el Padre

el Hijo y el Espíritu Santo.

Intercede por nosotros, para que también

nos sea dada aquella comunión de amor,

que tú viviste en la humildad

y en la sencillez de la fe.

Amén