Maria la Madre Buena

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF
Tantas cosas en la vida nos ofrecen plenitud,
y no son más que mentiras que desgastan la inquietud
Tu has llenado mi existencia al quererme de verdad
yo quisiera Madre Buena amarte más.
 
En silencio escuchabas la palabra de Jesús
y la hacías pan de vida meditando en tu interior,
la semilla que ha caído ya germina y está en flor
con el corazón en fiesta cantaré.
 
Ave María, ave María
Ave María, ave María