María, Madre de los discípulos

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

María, Madre de los discípulos

 

Quien ama y cree en Jesús,  Hijo de Dios, ama y respeta a María Santísima, como a la  Madre del cielo.

 María es  llevada  en el corazón de sus discípulos y asumida como  Madre de la humanidad en Cristo.

 La Eva de la Nueva Alianza, servidora humilde que participa con su Sí en los designios de Dios, como Hija, Esposa, y Madre.

Bienaventurada entre todas las mujeres, es  constituida por gracia seno de la Santísima Trinidad para mayor gloria del Padre, y salvación de los hombres.

María Santísima, Fuente que llevas la gracia plena de tú Santísimo Hijo Jesús, en tu vientre, intercede por nosotros, que nos encomendamos a vos, a fin de que a imitación tuya, seamos fieles servidores del amor de Dios, cumpliendo cabalmente la misión que se nos ha encomendado.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor, que vive y Reina en la unidad del Padre y del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Amen