Me vale (2a. parte)

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Generalizada la idea de que la sociedad se ha apartado de los valores, se tiene la percepción de que al retomarlos como norma de vida, las conductas inapropiadas pudieran ser corregidas, pero hay grupos que parecen despreciar esta idea bajo el argumento de que “eso ya está superado” y resuelven el problema con un “me vale”.

Hoy poco se conoce que los valores enaltecen las características de la persona, su historia, inteligencia y voluntad, y que por tanto la hacen ser mejor persona, por lo que elaboré un catálogo de 60 valores, de los que enseguida, entrego la segunda parte:

31) Justicia distributiva.- Inclina al gobernante a distribuir entre los miembros de la sociedad los bienes comunes en adecuada proporción a sus necesidades y dignidad.

32) Justicia conmutativa.- Es el respeto del patrimonio del otro.

33) Religión.- Facilita a la voluntad del hombre dar a Dios el culto debido como principio de todas las cosas.

34) Piedad.- Permite tributar el honor y reverencia debidos a los padres y a la patria.

35) Servidumbre.- Consiste en el honor que se debe a cualquier persona constituida en dignidad.

36) Obediencia.- Hace pronta la voluntad para ejecutar las órdenes y mandatos del superior.

37) Gratitud.- Inclina a recompensar por los beneficios recibidos.

38) Justo castigo.- Su objetivo es sancionar las injurias recibidas o los delitos cometidos.

39) Veracidad.- Orienta al individuo a decir siempre la verdad y a manifestarse exteriormente tal como es en el interior, expresando con sinceridad lo que se siente.

40) Fidelidad.- Obliga a cumplir las promesas hechas, adecuando así las palabras a los hechos.

41) Simplicidad.- Relacionada con la veracidad, inclina a apartarse de la doble intención por la que el hombre suele manifestarse en lo exterior contrariamente a sus verdaderas intenciones.

42) Afabilidad.- Induce a hacer amable y agradable el trato con los semejantes. Se manifiesta mediante palabras y movimientos exteriores.

43) Liberalidad.- Ayuda al desprendimiento de riquezas y cosas exteriores en beneficio de los demás.

44) Equidad.- Inclina a apartarse de la letra de la ley que, en la interpretación benigna, aunque justa, del legislador, no tiene aplicación a un caso no previsto.

45) Prudencia.- Es la recta razón del obrar. Su objetivo es dictar lo que debe hacerse en todo caso.

46) Memoria de lo ocurrido.- Se refiere a la orientación que se obtiene de la experiencia de hechos pasados.

47) Discernimiento.- Habilita para determinar si lo que ha de hacerse es bueno o malo, lícito o ilícito, conveniente o inconveniente.

48) Docilidad.- Induce a pedir y aceptar el consejo de los sabios y experimentados.

49) Sagacidad.- Habilita para resolver por los propios medios los casos urgentes, en momentos en que no es posible solicitar consejo.

50) Razón.- Es la prontitud para resolver por sí mismo los casos o situaciones particulares que no son urgentes y en los que se dispone de tiempo para su examen a la luz de la reflexión.

51) Providencia.- Consiste en tener en cuenta el fin lejano que se intenta, a manera de ordenar a él los medios oportunos, y anticipar las consecuencias que se seguirían del acto realizado. Es una previsión que permite adelantarse a las consecuencias de la acción concreta.

52) Circunspección.- Es la consideración y atención de las circunstancias en orden a juzgar de la conveniencia o no de realizar una acción determinada.

53) Cautela.- Apercibe sobre los impedimentos exteriores que pudieran obstaculizar una acción que se intenta realizar.

54) Prudencia gubernativa.- Corresponde al gobierno en su papel de dirigir a la sociedad al bien común, y cuyo acto principal consiste en legislar.

55) Prudencia cívica.- Permite al hombre conducirse rectamente en el seno de una colectividad humana como miembro de la sociedad civil.

56) Prudencia familiar.- Compete a los miembros de la familia para conducirse rectamente entre sí mismos.

57) Prudencia militar.- Corresponde al jefe o líder del ejército para dirigir a éste con rectitud durante su desempeño en una guerra justa.

58) Buen consejo.- Permite al hombre encontrar, por si mismo, los medios más convenientes para el fin pretendido y permite prevenir el obrar con temeridad y precipitación.

59) Sensatez.- También llamado sentido común, inclina al hombre a juzgar con rectitud en las circunstancias concretas comunes y ordinarias.

60) Juicio equitativo.- Al igual que la sensatez, inclina a juzgar con rectitud, sólo que en los casos excepcionales o imprevistos.

 Si esto es lo que los valores permiten alcanzar porque enaltecen las características de la persona, es maravilloso imaginar lo que pueden lograr la Fe, la Esperanza y el Amor, que son las virtudes que Dios ha compartido con la creatura humana.