Meditación Miércoles Santo

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Miércoles de la
Semana Santa

Tema:
La formación de la Conciencia

Fruto - Petición:
Señor, que al verme
rodeado de tantos peligros y ante la tentación fácil de
seguir cuanto el mundo y mis pasiones me ofrecen, busque,
con sinceridad, hacer no lo que me guste, lo que a mi me
parezca correcto, sino lo que tu quieres, que es en
definitiva lo que me hará sentirme feliz y realizado.
Puntos a Meditar:
1. Mundo agresivo.
La secularización de todo
lo sagrado, corrupción del lenguaje, la penetración de
todos los ambientes, a través de los medios de
comunicación, de un sin número de ideas y posturas
secularizantes, racionalistas, naturalistas,
existencialistas, psicologistas, socio-políticas,... ;
la agresividad del ambiente en que nos toca vivir y
actuar es demoledora.
2. Necesidad de formar
la conciencia.

Para salvaguardar la
autenticidad cristiana, urge formar una recta conciencia,
y vigilar, día a día, para vivir nuestra vida de
acuerdo a esa conciencia, que nos exige la madurez y la
coherencia entre lo que creemos, lo que somos y como
actuamos, aún en los mas mínimos detalles... porque el
que construye su casa sobre arena solo puede esperar la
ruina; los grandes fracasos siempre infaliblemente
comienzan con el aflojar en las pequeñas cosas: con la
insinceridad, con la duplicidad de vida, con el apartarse
de la voluntad santísima de Dios, como única, infalible
y segura brújula para llegar a buen puerto, hasta el fin
de nuestra vida.
3. Ajustarse siempre a
la voluntad de Dios.

Quien no quiera herrar en
su destino fundamental y no quiera verse víctima de una
conciencia deformada y subjetivamente buena, pero
objetivamente corrompida, deberá tener como guía de su
vida y como esencia de la misma el buscar y hacer siempre
la voluntad santísima de Dios, guste o no a los consejos
de la sensibilidad, de las ideas y de los ambientes.