Milagro de la multiplicación de los panes y los peces, el verdadero alimento para el alma