Misericordioso Dios

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Misericordioso Dios

Ayúdame a que, en todo tiempo
y en toda situación tu gracia
sea suficiente para mí para que
tu poder sea perfeccionado
en mi debilidad.

Enséñame a gloriarme, mas bien
en mis debilidades, de manera que
repose sobre mí el poder de Cristo
y que esto me lleve a gozarme en
mis debilidades, en afrentas,
en necesidades, en persecuciones,
en angustias; porque dice tu Palabra que:
cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Guíame a que, no importando las
circunstancias, pueda echar a un
lado mis propias armas y decir
con convicción: "Me basta Tu gracia" .

Te pido esto en el nombre de Jesús
y te doy gracias,

AMEN