El mundo no puede recibir el Espíritu de la Verdad