Desde muy pequeña me han enseñado que el llegar virgen al matrimonio es muy importante pero ¿será que es posible lograrlo?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Desde muy pequeña me han enseñado que el llegar virgen al matrimonio es muy importante pero ¿será que es posible lograrlo?

Hola, es un gusto que te pongas en contacto con nosotros. Espero que podamos reflexionar juntas sobre la virginidad y el significado que tiene el poder mantenerla hasta el matrimonio. Mira, antes que nada es importante que reconozcamos que una mujer es valiosa no sólo por su cuerpo, sino por lo que piensa, siente y quiere, es decir por su interior, es esto lo que la hace única. La virginidad de una mujer, se mide muchas veces solamente por el aspecto físico, sin detenernos a pensar que si bien lo físico se puede conservar, se puede perder la pureza de la mente y del corazón. Cuando buscas la pureza interior, la consecuencia lógica sería que conservaras la virginidad, por que sabes muy dentro de ti que el momento indicado para entregarte en cuerpo y alma a alguien será en el matrimonio. Sólo dentro del matrimonio podemos donarnos de manera completa, sin miedo, sin reservas, porque nos sentimos seguros ante el compromiso de vida que hemos decidido hacer ante Dios y ante la sociedad. Si lo reconoces valioso, entonces te será más fácil esperar y guardar tu pureza interior y física hasta el matrimonio, para entregarla a el hombre que hayas elegido como esposo. Trata de vivirlo con naturalidad, pensando que si bien puede ser difícil lograrlo, vale muchísimo la pena y es el mejor regalo que puedas darle a tu esposo y a ti misma. Recuerda también, que somos humanos y que como humanos podemos equivocarnos y desviarnos de aquello que creemos y queremos, si llegara a pasar, nunca olvides que si bien es algo importante, no lo es todo, que no importa lo que hagas seguirás siendo una persona valiosísima ante los ojos de Dios quien te amará siempre, a pesar de cualquier cosa. Confía en Dios, pídele ayuda y fortaleza para que puedas lograr lo que te propongas. Cuídate mucho, no olvides que si necesitas algo, estoy para servirte.