Nada nos puede apartar de Cristo, el resto de cosas no depende de nosotros