Nadie ha sufrido como la Virgen María, cuanto más se ama más se sufre