No pregunteis porque

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF
No preguntéis por qué,os lo pide el Señor.
Vamos hacia Jerusalén. Esta es su razón:
Porque debéis saber que es el tiempo de Amor.
Así nos lo ha dicho El: ¡Alabad a Dios!
 
HOSANNA, HOSANNA,
GLORIA AL QUE VIENE
EN NOMBRE DEL SEÑOR.  (BIS)
 
 
Hoy me has hecho llorar.Pobre Jerusalem...
No pierdas la oportunidad que te da tu Dios.
 
 
Ya no temas Sión. Mira, tu Rey está aquí.
Y su llanto convertirá en sonrisa y perdón.
Cómo hacerlos callar, si es un canto de amor?
Hasta las piedras gritarán:¡Alabad a Dios!