Renovar la llama antigua.