El perezoso no piensa.