Lecturas Domingo 7 de Octubre 2012, XXVII domingo ordinario