Cristo, culmen de nuestras aspiraciones