Sin el Espiritu Santo, nada; con el, todo