Deja al Espiritu Santo el campo que le corresponde