No hay socio mejor ni amigo mejor