Pertenecer al reino de Cristo compromete toda la vida