Amparado en Cristo, lánzate