Vivir en permanente estado de alerta espiritual