La oración, una renovación desde Dios