Sòlo de los perseverantes es la victoria