El desaliento, enemigo traidor