Todo su ser arranca de Dios