Integrar nuestra debilidad en la fuerza de Cristo