Reconocer la grandeza de Dios