Reconocer las limitaciones no significa pactar con ellas