La fidelidad se acrisola en la prueba