La cruz, único camino de la santidad