Nuestra existencia resucita con Cristo