Cristo, la única respuesta ante el dolor