Aprovecha el sufrimiento para unirte a Dios