La cruz es el precio de la felicidad